Arriba
aire acondicionado

El aire acondicionado está congelando el desarrollo sustentable

Estalló el verano y se encienden los splits. Consumo responsable, alternativas más sustentables y cambio de cultura. Los efectos de salud que pocos conocen.

Estalló el verano con sus calores en el hemisferio sur y, como es de esperar, en los hogares, oficinas, centros comerciales y casi ya todos los lugares cerrados compartidos se disparó el consumo de aires acondicionados. Si bien en los últimos años la tecnología permitió la fabricación de climatizadores de ‘bajo consumo’, el uso de aire acondicionado es hoy un obstáculo para una evolución sustentable y el consumo racional de energía, especialmente en las grandes ciudades.

Sin aire acondicionado no puedo vivir. Me desmayo si no prenden el aire. No puedo vivir sin el aire. Son frases que se repiten en esta estación del año, cuando el miedo a sofocarnos, a “morirme de calor”, aflora como un fogonazo. El consumo masivo de aires acondicionados no sólo provoca los odiosos cortes de luz -por falta de inversiones de fondo- sino que el acostumbramiento masivo a los splits cuando sube la temperatura obliga a mayor demanda de energía pese a sus elevados costos. Y ya son demandas que hacen casi imposible un desarrollo sustentable de una ciudad, una región o un país.

 

aire acondicionado

 

Cultura versus sustentabilidad

Existe una cultura en las clases media y alta -aquellas que se lo pueden permitir económicamente- del uso permanente del aire acondicionado en verano. ¿Es posible modificar esa cultura en aras de reducir la demanda de energía eléctrica? ¿Qué alternativas hay?

Por ejemplo, un ventilador de techo consume entre 35 y 75 watts por hora encendidos, mientras que los ventiladores de a pie, unos 30 watts por hora. Los aires acondicionados de bajo consumo hoy arrancan con los 280 watts de consumo por hora hasta 3.000. La diferencia es muy grande.

Según el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), un A/A de 2.200 frigorias consume 60,75 kilowatts por mes si se lo uso dos horas por día, mientras que uno de 3500 frigorías demanda 96,75 kilowatts al mes con dos horas de consumo. En cambio, un ventilador de techo consume 10,8 kilowatts en un mes y uno portátil, 5,4 kilowatts. Entre diez y veinte veces menos.

Consumo responsable

Obviamente, el uso de aire acondicionado se puede limitar a temperaturas extremas (o personas en situaciones de salud comprometidas) con uso a conciencia de modo de reducir lo mayor posible el consumo de electricidad. En América del Sur, los precios de la energía siguen aumentando, pero el consumo de aire acondicionado no pareciera bajar. “Sin aire no puedo vivir...”

Los médicos aconsejan que la temperatura oscile entre los 21ºC y 25ºC -por la noche, el cuerpo descansa a una temperatura ideal de 24 grados-. ¿Los usuarios hacen caso o lo bajan “por las dudas”? En miles de hogares, ese hábito tiene grandes consecuencias en la demanda energética.

Círculo vicioso del calentamiento global

En China explotó el usó de los aires acondicionados en la última década a medida que la temperatura en sus principales ciudades se fue incrementando. En algunos barrios céntricos, el calor en los exteriores que provocan los miles de artefactos encendidos al mismo tiempo contribuyó a sensaciones térmicas más elevadas.

La Universidad de California realizó un estudio sobre el impacto del consumo de A/C en los hogares. Las cifras dan más calor:

_En Estados Unidos, el consumo de aire acondicionado se duplicó entre 1993 y 2005.

_Hoy EEUU consume más en aire acondicionado que todas las energías sumadas de toda África.

_En Mumbai (India) el 40% del consumo energético corresponde a los aires acondicionados.

_Para 2100 se espera que el consumo de aire acondicionado crezca un 70% a nivel global, pese a que desde 2000 la tecnología logró que los splits consuman un 30% menos de energía.

 

Mitsubishi-Take-on-the-Air-Conditioning-Market

A/C es sinónimo de confort, pero no de sustentabilidad.

 

Construcciones más frescas

Quienes viven en casas o PH de 40 o más años de antigüedad, construidas a base de hormigón o ladrillo macizo, pueden notar la diferencia con quienes viven en edificios nuevos, construidos con materiales menos aislantes, como el famoso durlock.

Una nueva mentalidad sustentable debe tener en cuenta este tipo de edificaciones, dado que impacta directamente en el consumo energético. Las casas construidas con paredes anchas son más frescas que las construcciones a base de durlock.

En Mali (África), la tribu de los dogones vive en medio de mesetas semi desérticas con 45 grados secos en el exterior gran parte del año. Los dogones construyen casas de adobe con paredes de 30 a 50 centímetros de espesor. Ellos no pasan calor. No necesitan aire acondicionado.

Efectos en la salud

Fernando Escolar Castellón, Jefe del Servicio de Medicina Interna de Hospital Reina Sofía de Tudela (Navarra, España) es uno de los pocos profesionales de la salud que difundió en detalle las consecuencias del uso deliberado del aire acondicionado.

 “La sequedad del ambiente creada por el aire acondicionado suele ser un factor irritante importante, al que se le atribuye ser la causa de molestias rino-faríngeas, sequedad de ojos y a veces irritaciones dérmicas. En personas susceptibles pueden ser algo más que molestias causando faringitis. En los usuarios de lentillas la sequedad puede ser tan irritante que les impida el uso de las mismas si permanecen mucho tiempo en dependencias con aire acondicionado”, señaló el médico español.

Si se produjera un cambio brusco en su temperatura ambiente se da lugar a reacciones vagales con sudoración y a veces sensación de mareo, en casos extremos la sudoración puede ser muy intensa, e incluso producirse un auténtico síncope vasovagal”, agregó.

Hay más contraindicaciones del mal uso del aire acondicionado. “La inhalación directa de aire frío y la sequedad del aire, bien juntos o individualmente, disminuyen las barreras defensivas del epitelio bronquial haciéndole más vulnerable a las infecciones, tanto bacterianas como virales. También la inhalación directa de aire frío en personas susceptibles puede desencadenar rinorrea intensa y una crisis de broncoespasmo en personas asmáticas. No son infrecuentes las cefaleas, pudiéndose desencadenar migrañas o jaquecas”. Castellón señala que, si no hace más de 27 grados por la noche en el ambiente, no debería usarse climatizador para conciliar el sueño.

Los Despertadores
Los Despertadores

Los Despertadores: Periodismo para dejar de dormir. El primer sitio de información multimedia conciente en la Argentina.

Sin comentarios

Comentar

un momento...

Newsletter

Si te interesa recibir información de nuestro sitio, dejános tus datos y nos comunicaremos con vos.